Un maestro feliz tendrá un encuentro feliz con sus estudiantes

Nota informativa mesa

10 diciembre, 2020

La mesa temática semi permanente número cuatro, denominada como; “Docentes y capacidades tecno pedagógicas específicas para la formación dual, que forma parte del Seminario Internacional “Educación Tecnológica Superior en Universidades Jesuitas en tiempos de COVID 19”. Inicio con la participación de la Mtra. Anarosa Ibarra del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente. Durante dicha exposición se abordó la importancia de reflexionar en torno a la pandemia y la educación, dado que, por el confinamiento las clases tuvieron que adaptarse a la virtualidad, lo que provocó, entre otras cosas, el colapso de todas las plataformas virtuales para llevar a cabo reuniones por todo el mundo. Este hecho, reveló que no teníamos todo bajo control como imaginábamos en la presencialidad.

También, destacó que en el tema de la enseñanza-aprendizaje el alumno está en el centro del mismo, sin embargo, para que funcione, ambas partes deben llevar a cabo las tareas y responsabilidades que les impliquen, como en el caso de los estudiantes cuando deben presentarse a clase con las lecturas hechas, las tareas realizadas. Eso logra facilitar, el intercambio y aprendizaje. Por parte del docente, es necesario se actualice en el uso y diversidad de nuevas tecnologías para la enseñanza-aprendizaje hoy, en tiempo de pandemia. Enfatizó que el desarrollo de las habilidades blandas en los estudiantes, los fortalece no solo para vida, sino para la vida en sí misma. Recomendó a los docentes romper con la monotonía en las clases virtuales y hacer uso de aplicaciones o plataformas tecnológicas para hacer más atractiva la pedagógica e interesante las clases.

La segunda intervención, fue por parte de la Dra. Evangelina Terán del Centro de Investigación y Acción Social Por la Paz (CIAS Por la Paz), institución social fundada en 2015 por la Compañía de Jesús. Inició comentando que, desde su experiencia en el Programa de la Reconstrucción del Tejido Social, se identificó la desconexión de las personas y pueblos en varias partes del país, uno de ellos fue Chalco donde en colaboración con CIAS Por la Paz, La Parroquia San Ignacio de Loyola y el Tecnológico Universitario del Valle de Chalco se ha trabajado en la región, para contribuir a la Reconstrucción del Tejido Social. Señaló que frente a la pandemia tuvieron que readecuar la planeación anual en el CIAS, lo que dejó ver los límites y alcances en el trabajo en equipo y colaborativo en el espacio digital.

Compartió como limitaciones; las condiciones económicas que dificultan el acceso a la conectividad, la falta de experiencia en el uso de la tecnología por parte de las mujeres colaboradoras del proyecto, el cansancio emocional, la situación de contingencia y salud, los duelos, entre otras varias complicaciones. Por otra parte, mencionó que los alcances son; las actividades pese al confinamiento no se han detenido, las mujeres y personas involucradas han sido proactivas y han buscado por su cuenta aprender a usar la tecnología como encontrar el apoyo y solidaridad en otras redes vecinales o familiares para la conectividad. La re-vinculación entre parroquias que da la oportunidad de compartir y conocerse. Finalizó mencionando que la experiencia durante esta pandemia, es que el acompañamiento a las personas beneficiarias da certeza al caminar y crea oportunidades para la continuidad y replicabilidad en un futuro.

La tercera participación, fue por parte de la Mtra. Cristina González del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), inició con la pregunta: ¿cómo nos encontramos en la pandemia? Comento que es una sacudida fuerte para todos, nos hizo salir de la zona de confort, en el ámbito laboral y personal. Prosiguió con otra pregunta: ¿qué sentimientos se despiertan con la pandemia?, comentó que este fue un ejercicio realizado con los estudiantes del ITESO, quienes respondieron con ocho principales sentimientos: frustración, estrés, miedo, cansancio, nostalgia, desmotivación, aburrimiento, soledad. Lo que llevó a reflexionar respecto a tres ejes del cuidado entre profesor-estudiante: 1. Cuidado del profesor, 2. Cuidado del estudiante, 3. Cuidado del grupo. Mencionó que, si el profesor no está cuidando de sí mismo, será poco probable que pueda hacerlo con el estudiante y el grupo. Recomendó el dormir bien y completo, alimentarse lo mejor posible, cuidarse de contagios, tener espacios de silencio y soledad. Pues asegura “un maestro feliz tiene un encuentro feliz con sus estudiantes”, generando espacios de confianza con ellos, sin riesgos de conflictos innecesarios. Aprender a negociar sin barquear en el intento es una habilidad pertinente en los profesores, evitando la confrontación con los jóvenes, recurrir al humor siempre ayuda a facilitar el diálogo; la Mtra. González hizo hincapié en tener siempre claro y presente, que el papel del docente además de dar la clase es también motivar y celebrar los logros de nuestros jóvenes estudiantes. Para finalizar la sesión, se contó con la participación del Dr. Raúl Romero de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, quien señaló que es importante tener una mirada crítica sobre la pertinencia del uso de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TICS), frente a la pandemia y la educación tecnológica hoy. Mencionó que las TICS no son un tema nuevo ni en México ni en el mundo, lo nuevo es la urgencia y necesidad frente a la pandemia. Compartió que en el país ya se cuenta con experiencia en el uso de las tecnologías virtuales, como es el caso de las telesecundarias, a lo que agregó desconocer por qué no se ha retomado esa experiencia en el presente. Argumentó que el uso de aplicaciones o plataformas por sí solas no dan el aprendizaje o nuevos conocimientos a los estudiantes, pero sí son herramientas para transmitir los conocimientos de maneras novedosas y creativas. Podemos los docentes ser creativos y generar ambientes de confianza y respeto a pesar de la virtualidad, para tener buenas prácticas educativas. Rompamos con la monotonía y aprendamos a conocer otras herramientas tecno pedagógicas para la educación, llevémoslas a la planeación de las clases y cuidemos de ser críticos con la pertinencia del uso de ellas.


Elaboró: Mtra. Luz María Pérez Cabrera

Quizas también te interese leer:

0 comentarios