La formación integral que ofrecen las universidades jesuitas, es sello distintivo de nuestro servicio por el otro.” “Nadie se salva solo, la comunidad salva

Nota informativa mesa

8 diciembre, 2020

El día 08 de diciembre 2020, se realizó la 3ra sesión de la mesa 7 denominada como: “La Formación Integral y Calidad Educativa en los tecnólogos y/o Técnicos Superiores Universitarios con la educación híbrida y la sana distancia”, que forma parte del programa del “Seminario de Educación Tecnológica Superior en Universidades Jesuitas en tiempos de COVID-19”. 

En dicha sesión, se contó con la participación y aportes de tres ponentes: La Mtra. Pauline Martin de la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA), el Mtro. Daniel Álvarez de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México y por último el Mtro. Juan Luis Hernández Avendaño de la Universidad Iberoamericana Puebla. Las ponencias se centraron en los métodos que han adoptado sus universidades, a partir de la pandemia para lograr la formación integral en los estudiantes.

Para las universidades jesuitas la formación integral es un aspecto importante a implementar, es medular dar apoyo socio-emocional y espiritual a nuestros jóvenes en un mundo en donde los valores se están perdiendo y el modelo neoliberal puso en un lugar antagónico a las personas.

La Mtra. Pauline Martin, dio a conocer la experiencia en desarrollo que están implementando en la UCA que lleva por nombre: “Apoyo socioemocional en el nivel posgrados”.  La catedrática comenta, que en la formación avanzada en los postgrados no es suficiente la formación técnica y académica; debe ser integral, siempre tomando en cuenta aspectos socio-emocionales para una mayor cualificación profesional. Argumenta, que los alumnos de posgrados tienen problemas que se incrementaron más con la pandemia del COVID-19 y que causan un efecto en el aprendizaje. En ese sentido, resulta de suma importancia, la estabilidad y salud emocional. Por tal motivo la UCA generó distintas estrategias en las que se identifica la cohesión del grupo, acompañamiento, apoyos específicos y grupos de WhatsApp.  Las estrategias antes mencionadas han dado como resultado poco abandono de estudios debido a COVID, un nivel adecuado de motivación, sentido de comunidad, apoyo y por último calidad en el aprendizaje, a pesar del cambio de modalidad.

Por otro lado, el Mtro. Daniel Álvarez presento una ponencia que lleva por nombre “La Formación Integral y calidad educativa en la educación técnica y superior antes, durante y después de la Pandemia”, durante su presentación, nos compartió que desde el Centro de Atención Estudiantil Universitaria (CAUE) de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México se imparte un servicio de atención psicopedagógica, es acompañamiento, voluntario, gratuito y confidencial, cuyo objetivo es apoyar y orientar al estudiante a reflexionar sobre el nivel de aprovechamiento académico, los hábitos de estudio y principalmente a sobrellevar problemas psicoafectivos. Además, se implementó un proceso de acompañamiento y orientación al estudiantado, a través de una planeación sistemática, para fortalecer el desarrollo integral, reflejado en su adaptación a la vida universitaria, buscando la disminución del rezago académico y la deserción, proceso nombrado desde la institución como: “Tutoría académica”.

Para concluir, el Mtro. Juan Luis Hernández Avendaño, Director del Medio Universitario de la Universidad Iberoamericana Puebla, compartió las siguientes, cuatro claves importantes que alimentan la formación integral: la espiritualidad Ignaciana, la formación integral curricular, la formación integral no curricular y la incidencia social. En esa línea, el fundador de la Catedra Latinoamericana Ignacio Ellacuría, comento que en la Ibero Puebla se iniciara a partir del 2021 una Campaña Universitaria, centrada en la resiliencia, tomando el concepto de resiliencia comunitaria. “Nadie se salva solo, la comunidad salva”. El Mtro. Hernández, sostiene que la pandemia dejo ver lo entregados que estábamos al modelo neoliberal, y el poco cuidado que teníamos entre nosotros. Además, hizo hincapié en no dejar de insistir en la capacidad de leer al papa Francisco a partir de una praxis liberadora. 

Para concluir, señalo que “es necesario adaptar contenidos a las clases con la idea de dar una respuesta esperanzadora en tiempos de desesperanza. El Papel del DGMU es que las personas encuentren luz en medio de la oscuridad”.  El catedrático reafirmo que la Formación integral nos debe ayudar a salir mejores de esta pandemia. Así el Director de la DGMU de la Ibero Puebla, terminó su participación con una frase del poema conocido:

“Cuando la tormenta pase”

Cuando la tormenta pase
te pido Dios, apenado,
que nos devuelvas mejores,
como nos habías soñado

Alexis Valdes

Desde la perspectiva expuesta por los ponentes, la formación integral que ofrecen las universidades jesuitas es el sello distintivo de nuestro servicio por el otro y por la lucha de la justicia en tiempos de desesperanza.

Quizas también te interese leer:

0 comentarios